Adrián Menem: “Mi sueño es ser presidente”

|

Por: Julieta Cadavid

Es parte de una de las familias más controvertidas del país. Sobrino de uno de los personajes de la historia Argentina que ha despertado grandes amores y grandes odios. Adrián Menem, un político más en la familia que aprendió a decir las palabras justas para que la gente crea en él, de la misma forma que lo hizo su tío.
En su despacho ubicado cerca de tribunales espera para ser entrevistado, gentilmente, este joven que ya logró irrumpir en el ámbito político y que pretende llegar a obtener el lugar que, alguna vez, supo tener Carlos Menem.
Con respuestas muy extensas al momento de reivindicar a su familia y denigrar al actual gobierno, y muy cortas cuando se sentía enjuiciado por alguna de las tantas irregularidades en las que se vio involucrado su apellido. Dejó completamente en claro que no estaba dispuesto a hablar de su vida privada ni la de ningún Menem.

¿Se está preparando para ser candidato en las elecciones del 2011?
No, no. Mi primer paso es ser gobernador de mi provincia, la que quiero, la que amo, la que me vio nacer. Todos los políticos lo que queremos es ir creciendo. Mi objetivo es ser gobernador de La Rioja en un futuro. Después, mi sueño es ser presidente. Se tienen que dar muchas condiciones para que yo lo sea, pero siempre el objetivo está. Salió una noticia en una página pero no tiene absolutamente nada que ver con la realidad. Quiero demostrar que puedo administrar una provincia, antes de poder administrar el país.

¿Sueña con compartir una fórmula con su tío?
No, por una cuestión generacional. Yo de mi tío tuve la suerte de aprender un montón. Creo que él es el estadista más grande de todos los tiempos que tuvo la argentina. Se lo va a reconocer en la historia. Hay que ver cómo vivía una persona hace 10 años y cómo vive hoy. Siempre se escucha toda la demonización y la campaña en contra de Menem. Acá hubo un antes y un después. Que está ahí a la vista, es una realidad. La gente no la puede negar. Si antes una familia tipo necesitaba 20 sueldos para comprarse una vivienda, hoy necesita 61 sueldos. Un gobierno se mide en las cosas diarias. Vos te podías comprar una casa, un auto, lo palpabas, lo tocabas. Pero hay que tener en cuenta que un líder despierta grandes amores y grandes odios.

En caso de postularse para gobernador o presidente, ¿cree que su apellido lo va a beneficiar o a perjudicar?
No sé, no es un tema que pueda medir. Para mí es un gran honor llevar este apellido, puedo caminar con la frente bien alta. Pero, a su vez, es una gran responsabilidad porque es indudable que la gente entra en comparaciones. Ya sea con mi tío o con mi padre. Creo que he demostrado que me puedo hacer mi camino sólo, yo trato de sacar lo mejor de Menem, de mi viejo y, en base a eso, tratar de ir haciendo mi propio camino y de ir aplicando la experiencia que ellos tuvieron.

En la campaña que hizo para ser diputado sus carteles sólo decían: Adrián Diputado. ¿Por qué decidió no poner su apellido?
Porque yo quería armarme mi propio nombre. Quería que la gente me conozca como Adrián no como Menem. Si bien sabía que tenía el apoyo y el respaldo de Carlos y de Eduardo, quería hacerme mi camino sólo. Pero es cierto ponía: Adrián, bien grande y chiquitito, Menem. Los jingles y los votos decían mi nombre. Quería que la gente me vote si estaba de acuerdo con lo que yo pensaba, con lo que yo decía. Independientemente de lo que pensaban de mi tío. No quería que dijeran que estaba en la lista por ser “el hijo” o “el sobrino”. Quería ganar mis votos por mi propio trabajo, o por mi propio carisma. Siempre mi campaña fue así y si tendría que volver a hacerla, la haría igual. Ya estoy identificado con ese nombre.

Con respecto a Carlos Menen, usted como abogado ¿cree que podría volver a estar en prisión?
No. No hay ninguna posibilidad. Si realmente hay justicia no existe ninguna posibilidad de que esté preso. Él lo estuvo ilegítimamente por una causa en la cual no tuvo nada que ver. Una causa que es un disparate. Te lo dicen hasta lo abogados mas encumbrados desde el punto de vista penal. Así que no creo bajo ningún punto de vista que vuelva a estar preso. Seria un horror jurídico si lo vuelven a privar de su libertad.

¿Cree que si el menemismo se vuelve a presentar como candidato puede llegar a obtener una victoria?
Si, totalmente. Ya sea con Menem o con otra persona, porque lo que él representa va más allá de una persona. Creo que si alguien piensa que el menemismo se puede agotar, se equivoca. Tuvo la visión de ver hacia dónde iba la Argentina. Hacia dónde iba el mundo y ahí insertar a la Argentina. Nosotros seguimos revolviendo cosas de hace 40 años. Esas cosas ya están agotadas, terminadas. La gente ya se había reconciliado. Fue la visión de Menem cuando dio el indulto. Hubo una guerra donde se enfrentaban 2 demonios. Uno más peligroso que el otro, no era el ejército o las fuerzas armadas en contra de carmelitas descalzas. Sino que eran las fuerzas contra terroristas que mataban y ponían bombas. Entonces, la idea de Menem va mucho más allá, es un estilo de vida, un estilo de gobierno y una inserción de Argentina en el mundo. Acá discutimos todo cada cuatro años de vuelta. Las empresas… ¿van a ser públicas o privadas? Y volvemos a la época del estado empresario donde Aerolíneas Argentinas pierde un millón de pesos por día. Nosotros parecemos Venezuela. ¿Dónde se vio la asociación entre países pobres? Sólo en Argentina.

Y con las privatizaciones ¿no cree que se perdió mucho en el país?
Se hicieron privatizaciones y concesiones en el 90 que la gente las votó. Para el 95 la gente la voto con más de 50% de los votos. Estuvo en su mayoría de acuerdo. Hay privatizaciones que salieron mejor que otras. Entel, era un desastre. Para conseguir un teléfono tardabas 5 o 6 años. El teléfono ahora lo tenés en 48 horas. YPF perdía un millón de dólares por día. Hoy esa misma empresa paga al fisco más de 500.000 dólares por el concepto de impuesto a las ganancias. La gente lo apoyó, la gente lo votó. Después se tenía que defender de las cosas que no servían. Y en definitiva las empresas no son deficitarias por si mismas, sino por la mala administración que tuvieron las empresas. Si hoy no se corta la luz y el gas es por todas las inversiones que se hicieron durante la época de Menem, no es por este gobierno. Y Aerolíneas sí, por ahí se cometieron errores en la concesión. La concesión debería haber sido distinta, eso es cierto. Tal vez se debería haber dejado algo en manos del estado pero bueno, son los errores que comete quien hace. Hubo errores, hubo aciertos pero los balances son altamente positivos.



¿Cómo ve el futuro de la Argentina?
En manos de la gente que gobierna: muy mal. Creo que vamos en un tren a 200 km por hora y que nos vamos a estrellar. Se ha perdido el limite de tolerancia. Se está corriendo cada vez más. Nos estamos acostumbrando a muertes todos los días. Es permanente el clima de inseguridad. Acá 30 facinerosos con la cara tapada te cortan la calle, y yo me pregunto por qué no lo hacen en Uruguay o en Chile. Lo que pasa es que en Argentina ese mismo proceso está impulsado por el mismo gobierno. Se está perdiendo el respeto a la policía, a las instituciones y es responsabilidad del gobierno. Entonces, el futuro así de esta gente, es pésimo. Ojalá que rápidamente termine, que esperen al 2011, que terminen el mandato porque hay que respetar las instituciones, pero que se vayan.

En cuanto a la inseguridad… ¿no había en los 90?
Había inseguridad “normal”, pero no en estos niveles. Esto es alarmante. Antes había un decisión y un respaldo total a la policía, hoy tienen miedo. Entonces es un problema. Los delincuentes tienen más derecho que los policías, por eso es imposible que ejerzan algún poder. Cada vez está peor. En el año 2000 o 2001 presenté un proyecto para bajar la edad de imputabilidad de los menores, con este criterio: delito de adulto, pena de adulto. Me dijeron de todo. Hay que tomar una decisión en serio de respaldar a la policía y si es necesario, yo comparto lo que dije en su momento, sacar los militares a la calle, que nos cuiden y nos protejan, si yo vivo en una ciudad tranquila, cuál es el problema de tener un militar por esquina, no me va a afectar. Quiero caminar seguro, quiero hacer una cuadra sin miedo a que me roben.

¿Por qué cree que los Kirchner perdieron tanto apoyo? ¿Qué hicieron mal?
Porque la gente quiere vivir en un país normal. La gente no quiere violencia, no quiere soberbia. No quiere que se gobierne con odio y con resentimiento. Creo que la gente está buscando un país normal, no quiere ver la televisión y ver que la presidente te trate como un chiquilín como si uno no entendiera hacia dónde va el mundo, hacia dónde van las cosas. La gente está cansada de la agresión permanente, está cansada de remover la historia de hace 40 años. La gente no puede programar, quieren un país que sea previsible y no puede programar a 6 meses. En la época de Menem vos te levantabas a la mañana y podías estar enojada con él, pero vos sabias hacia donde iba Argentina, vos podías programar tu vida. Y hoy no podes o no sabes que es lo que va a pasar.

Hace algunos años lo involucraron con una casa en Fisher Island, la cual tenía un costo de un millón de dólares y cuya dirección registró al momento de sacar su carnet de conducir… ¿fue verdad?
No, era de unos amigos que alquilábamos ahí y eso fue todo.

¿Cree que lo dijeron para perjudicarlo?
Si, no tengo dudas. Cuando viene el ataque hacia Menem vino el ataque para todos. Esto es una total mentira. Lo único que hicimos un par de veces fue alquilarlo con mi familia.

¿Quién cree que fue la cabeza de eso?
Hay mucho periodismo basura que se dedica a ensuciar gente, no todos. Y de manchar el honor de las personas. Esas criticas las he tomado de quien viene. Tuve investigaciones por todo y yo sigo haciendo mi vida absolutamente como siempre.

¿Se siente tranquilo?
Si, totalmente tranquilo. Yo tengo muy claro quien soy, de la forma que soy y de cómo me manejé en mi vida. Tengo la tranquilidad de estar sin ningún problema. Yo he sido muy transparente siempre. Han dicho de todo
.









• Nació en La Rioja el 14 de julio de 1971.
• Hizo la primaria y la
secundaria en su provincia hasta los 16 años en el Colegio Joaquín Víctor
González.
• A los 16 rindió 5to año libre.
• El mismo año empezó Derecho
en la Universidad Nacional de Córdoba.
• En esa universidad militaba en la
Juventud Universitaria Peronista.
• En 1990 llegó a Buenos Aires donde
intentó seguir su carrera en la UBA pero como tenía que dar el CBC fue a la
Universidad de Belgrano.
• En 1993 se recibe de abogado en la UB.
• En
1994 abre su estudio y nunca deja de ejercer su profesión.
• Fue Docente en
la Cátedra de Derecho Administrativo a cargo del Dr. Jorge Luis Maiorano (UB)
• En 1997 vuelve a La Rioja porque le ofrecen ser integrante de la lista de
convencionales constituyentes para reformar la constitución.
• Cuando estaba
terminando la reforma le ofrecen ser Secretario General de la gobernación.

En 1999 se dan las condiciones para ser precandidato a diputado nacional y gana
la interna y la general.
• El 10 de diciembre de 1999 asume la diputación
nacional.
• En el 2003 gana en la reelección.
• En el 2007 decide
tomarse una pausa en política pero continuar con su estudio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada